ITEC - Informática e Internet SL
www.meridajoven.com Cartelera de cine, peliculas, horarios, estrenos... Medios de Transporte Callejero de Mérida Registro de empresas gratuito Actuaciones, espectaculos, conciertos, teatro... Actividades, exposiciones, charlas, coloquios... Añadir a tus favoritos MeridaJoven como tu página de Inicio
Meridajoven.com

Museos Nacional
   de Arte Romano
Museo de Geología
   de Extremadura
Museo del Ferrocarril


Embalse de Proserpina
C. Cultural Alcazaba
Parques
17 de diciembre de 2018

La presa de Proserpina, de indudable origen romano aunque de fecha de construcción todavía imprecisa, lleva casi dos mil años reteniendo las aguas del arroyo de Las Pardillas y parcialmente la de Las Adelfas, subafluentes del Guadiana por margen derecha a través del río Aljucén.

Todos los autores que has estudiado la obra la relacionan con el urbanismo romano de Mérida, aunque no suelen coincidir en su fecha de construcción, que unos sitúan en el siglo I a. C., llevándola otros hasta los primeros siglos de nuestra era.

La fundación de la colonia Augusta Emerita se sitúa en el año 25 a. C. y por estos años debió plantearse por primera vez la necesidad de asegurar el abastecimiento de agua a la ciudad, cuya demanda previsiblemente creció con el tiempo según aumentaba la población.

Suele admitirse –aunque no es opinión reconocida por todos- que el primer abastecimiento a Mérida, más allá de la utilización directa de los variables caudales del Guadiana, fue el que tomaba de algunos manantiales en las inmediaciones del lugar donde posteriormente se levantaría la presa de Cornalvo. Desde allí el agua se conducía por un largo canal, trazado por margen izquierda del río Albarregas, que entraba en la ciudad por el Sureste.

Más tarde se construirían nuevas tomas en los arroyos y manaderos de Rabo de Buey, situados unos cuatro kilómetros al Norte de Mérida, al pie de la sierra de Carija. El correspondiente canal entraba en Mérida después de cruzar el río Albarregas por medio de un acueducto que hoy se llama San Lázaro. Con posterioridad se elevaría la presa de Cornalvo para asegurar caudales mayores y más continuos en el primer canal.

Por último se recurriría al embalse de Proserpina desde donde se trazó una nueva conducción que al llegar a Mérida salvaba también el río Albarregas por otro gran acueducto como es el de Los Milagros.

La traza de este canal se puede seguir en casi todo su recorrido, pues son bastante numerosos los restos que se conservan, en especial los estribos de distintos acueductos que libraban barrancos de orden menor en torno a la sierra de Carija o un túnel recientemente descubierto que se abre en los granitos a un kilómetro aproximadamente de la presa. Sin embargo, hasta el momento no se ha establecido con seguridad la ubicación exacta de la correspondiente toma, ya que la traza del canal no ha podido localizarse en los quinientos metros, más o menos, inmediatos a la presa de Proserpina. A pesar de ello, parece evidente la relación entre la presa y el acueducto de Los Milagros. De ahí que, como esta última obra se ha datado en el siglo II de nuestra era –épocas de Adriano o Trajano- resultaría lógico establecer una fecha similar para la construcción de la presa de Proserpina. No obstante, hay quien adelanta su construcción hasta los años de la fundación de Mérida.

Estas lógicas disparidades, derivadas de la escasa información disponible, quizá puedan corregirse, al menos en parte, a raíz de nuevos datos que están facilitando las obras de rehabilitación del embalse.

En cualquier caso es de señalar que la presa de Proserpina ha debido sufrir bastantes deterioros a lo largo del tiempo, ya que hay referencias documentales de algunas reparaciones. Muy importante debió ser la de principios del siglo XVII, citada por Moreno de Vargas: “Este muro y sus torres se aderezaron el año del Señor de 1617 con el cuidado de Felipe de Albornoz, caballero del hábito de Santiago… y el muro quedó tan lucido y fuerte que algunos le juzgan por mejor edificio que el romano”. No es, sin embargo, la única, pues se volvió a restaurar la obra en 1689 y 1791, por lo menos.

A principios de nuestro siglo el estado de la presa era de franco deterioro, lo que dio lugar a un proyecto de rehabilitación, suscrito por el ingeniero Pascual de Luxán y Zabay, de la entonces llamada División Hidráulica del Guadiana. La obra no se llevó a cabo, pero el proyecto sirvió de base a otro posterior (1933), firmado por José de Castro, al que siguió, tres años después, uno definitivo de Raúl Celestino, que no se realizó hasta 1941. Esta restauración, a la que hay que añadir dos campañas de inyecciones en el cuerpo de presa (1944/45 y 1970), dejó la obra en su estado actual, ya que las labores de rehabilitación iniciadas por la Confederación del Guadiana no han supuesto modificaciones significativas sobre la estructura.

www.meridajoven.com

Portales Joven:
www.caceresjoven.com - www.badajozjoven.com - www.moralejajoven.com - www.sierradegatajoven.com - www.coriajoven.com
www.meridajoven.com - www.plasenciajoven.com - www.trujillojoven.com - www.vegasaltasjoven.com - www.donbenitojoven.com -
www.villanuevajoven.com - www.tierradebarrosjoven.com

Cartelera | Actividades y exposiciones | Actuaciones y espectáculos | Teléfonos de interés | Medios de transporte
Enlaces de interés | Callejero | Condiciones Generales | Registro de usuarios | Registro de empresas | PUBLICIDAD